Archive

Posts Tagged ‘educación’

Educar en verde

January 15th, 2012 1 comment

Heike Freire, pedagoga, publicó hace unos días el libro “Educar en verde”, con el objetivo de que los niños vuelvan a la Naturaleza, a la Tierra, que los más jóvenes entren en contacto con el medio ambiente, con el medio rural.
A lo largo del libro la autora de “Educar en verde” se muestra crítica con la superprotección y el miedo con el que educamos a los niños y adolescentes. Para Freire los niños se han convertido en un bien escaso por el miedo a tener hijos y no saber educarlos. En España la población infantil solo representa el 15%, cuando hace 30 años llegaba al 33%.

Miedo a la Naturaleza

Este miedo a educar a los hijos se relaciona con el uso compulsivo de la tecnología, que parece protegernos. Es algo erróneo, como dice la pedagoga en su libro “Educar en verde”. Tenemos una visión utópica e idílica de la Tierra, pero, a la vez, amenazadora. Por eso intentamos protegernos de lo que no conocemos.

No educamos bien a nuestros más jóvenes cuando los tenemos encerrados en casa, para salvarlos de los peligros exteriores. Si los protegemos totalmente, hacemos que se salten etapas necesarias para su desarrollo personal integral.

Freire sugiere que en vez de enseñar fichas de árboles, deberíamos llevarles a ver árboles. Es una idea basada en “The living school”, desarrollada en Noruega desde 1996, que establece en su programa un día semanal para que los niños estén en contacto con la Naturaleza.

Trastorno de Déficit de Naturaleza

Es el término que engloba los problemas de la infancia, como la obesidad, el aislamiento, trastornos de aprendizaje y de conducta. También se le llama “Síndrome de Heidi”, porque el personaje de dibujos animados enfermaba si se le encerraba en una casa de ciudad, lejos de su ambiente campesino.

La falta de contacto con la Naturaleza es un problema que las escuelas, institutos, pueden evitar. Si queremos un futuro en el que los niños de hoy cuiden su planeta, éstos deben estar en contacto con la Tierra. Freire defiende que las personas que mejor defienden la Tierra son las que tienen un contacto cotidiano con ella.

No sería mala idea que los padres lleven a sus hijos de vez en cuando a pasar un fin de semana a una casa rural. No estaría de más que los niños y adolescentes entren en contacto con el campo, palpen la vida natural, y dejen de encerrarse con la consola y el videojuego.